Artículos

A 6 meses del Gobierno Varela

 

Panamá.
 

 

 

¿O cuál es más de culpar
Aunque cualquiera mal haga
{(el}) que peca por la paga
o el que paga por pecar ?
Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695)

 

El Manifiesto al País del Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (FRENADESO), de 14 Enero 2015 titulado “Panamá atrapado por Clanes de la Mafiocracia”, ofrece un análisis más profundo e integral de los que se suelen encontrar en las publicaciones alternativas. 

En el CEE-Panamá creemos haber demostrado reiteradamente** que aquí se vive en una Mafiocracia. En un intento preliminar por avanzar en las especificidades del proceso de acumulación capitalista en Panamá, en Octubre 2013 avanzamos el concepto de Estado Delincuencial *** y afirmamos: 
“Estamos viviendo en un Estado Delincuencial: una sociedad en la cual “un grupo estructurado, existente durante un (largo) período de tiempo tiene como fin, mediante la acción concertada, utilizando la intimidación, la violencia, la corrupción u otros medios, obtener directa o indirectamente un beneficio económico u otro beneficio de orden material”. Esta, que es la definición del Comité Especial de las Naciones Unidas que estudia la Delincuencia Organizada, es una descripción exacta del actuar de las clases dominantes en nuestro país, de la   Mafiocracia”.
“Mafiocracia   que, vale la pena insistir, no es un término peyorativo, ni un insulto ni un recurso de agitación y propaganda. Es un término que pretende dar cuenta, definir y sintetizar una situación precisa, una manera de hacer las cosas, un modo de funcionamiento económico, político, social, mediático, cultural, ideológico.” Así, decíamos, “el Estado deviene en Mafia y pone a la sociedad en un verdadero Estado de Excepción”. 

En 2015 seguimos viviendo en un Estado Delincuencial en el cual los Mafiócratas, remozados y con nuevos bríos, siguen plenamente al mando. Pasado un siglo de nuestra separación de Colombia, seguimos viviendo en un país manejado por un reducido grupo de familias y personas muy millonarias, muy poderosas y con muy pocos escrúpulos, que gobiernan, dominan, mandan, no respetan nada, se burlan de todos y se apropian cada vez más de todo el país. Para muestra un botón: de casi 100,000 Hectáreas de tierras que revirtieron a Panamá gracias a los Tratados Torrijos-Carter (además de unas 7,000 infraestructuras: edificios, instalaciones, depósitos, aeropuertos, escuelas,…) ya sólo quedan por vender 3,000 Hectáreas. El último capo tuvo el cinismo de confesarlo (Agosto 2011) en Televisión con fingida sorpresa : “Me he dado cuenta que todas las grandes fortunas de Panamá vienen del Estado”. 

El Manifiesto al País de Frenadeso, a nuestro juicio, señala y resume un conjunto de elementos que deben tomarse en cuenta para no confundir las ramas con el bosque, puesto que lo importante no es elente partidocrático que gobierna sino la clase social que tiene, detenta y lucra del poder. No hay que confundirse: una cosa son los estilos y otra cosa son las acciones: Luciano (sí, nos referimos precisamente a ese) era y actuaba como un intelectual del crimen. Capone (sí, ese otro), daba mazazos. 

El Manifiesto de Frenadeso contribuye a que no confundamos las formas con los contenidos ni tomemos lo accesorio por lo esencial: en Panamá, detrás de cada acto de corrupción lucra agazapada (o no tanto) una gran empresa privada, propiedad de una gran familia (de esos 100 Dueños que dice Frenadeso), encabezada por algún tronco… de honorable familia y representada por algún caporegime. No se confunda ni le quepa a Ud. la más mínima duda. 

El Manifiesto de FRENADESO puede accederse aquí:
http://www.frenadesonoticias.org/modules.php?name=News&file=article&sid=3789
Los conceptos de Mafiocracia y Estado Delincuencial pueden ampliarse aquí:
** 
http://www.centrodeestudiosestrategicos-cee-panama.org/index.php?option=com_content&view=article&id=106&Itemid=519
*** 
https://drive.google.com/file/d/0B4wK4VAzdlRJdy1jekdqTTF5cHc/view?pli=1